miércoles, 8 de julio de 2009

negras peludas

- Entonces, primo, la noche como que se puso buena después que me dormí ¿no?, ¿Quién fue la víctima ésta vez? - Ahhhh, ehhh, una chica, sí, una chica. - Por supuesto que es una chica, pero cual, ¿la conozco? - No, llegó después que te dormiste, es la prima de Ángela, la chica que estudia conmigo. - ¿Y que tal es?, ¿está buena? - Si vale, está de rechupete, si hubieras estado despierto te la hubieras vacilado. - ¿Despierto?, ¿no le viste los chupones a Sammy?, se los hice anoche y no me acuerdo de nada en lo absoluto. - ¿En serio?, si parecía que te la ibas a comer ahí en el sofá.

Así seguimos Samantha y yo, tirando de vez en cuando, cuando teníamos oportunidad, Alexander nunca se enteró, pero terminó con ella unos meses más tarde porque quería a otra, entonces yo me la cogía sin ninguna restricción y todos terminamos felices.

P.D. (Sí, llevamos a cabo lo del trío, pero esa es otra historia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada